El tiempo avala las predicciones de La matemática de la historia.

Avui, jueves 11 de agosto de 2005. Cultura. Página 36.

Cuatro autores analizan los vaticinios del monumental ensayo del científico Alexandre Deulofeu.

El tiempo avala las predicciones de «La matemática de la historia».

Ignasi Aragay. Barcelona.

Alexandre Deulofeu, autor de una teoria ciclica de la historia.
Alexandre Deulofeu, autor de una teoría cíclica de la historia.

El peculiar intelectual republicano Alexandre Deulofeu (1903-1978) tuvo unas raras intuiciones políticas que ahora se están cumpliendo: la ascensión china, la caída de la URSS y la unificación alemana.

Su monumental La matemàtica de la història (La matemática de la historia), obra de toda una vida que desarrolló en ocho volúmenes -el proyecto inicial constaba de veintidós- es ahora objeto de un estudio colectivo a cargo de los historiadores Enric Pujol y Jordi Casassas, el economista Francesc Roca y el nieto de Deulofeu, Juli Gutièrrez Deulofeu. El libro lo ha publicado Brau Edicions con un título homónimo al de la obra original del autor homenajeado.

Estudiante de farmacia y química en el Madrid de los años 20 -allí Dalí le presentó García Lorca, pero él iba a la suya-, activo catalanista republicano en Figueras durante los años 30 -en el período de la Guerra Civil llegó a ser el alcalde- y exiliado en Francia hasta el 1947, Deulofeu pasó las tres últimas décadas de la vida en su ciudad natal como un discreto farmacéutico obsesionado por la redacción de una magna y incomprendida obra intelectual.

¿Pero qué es La matemática de la historia? Pues es una teoría cíclica al estilo de Oswald Spengler (1830-1936), el autor que más influyó Deulofeu, mucho más que su contemporáneo Arnold J. Toynbee (1884-1975). Respecto estos precedentes, lo que es más original en la obra del figuerense es que no solamente marca unos ciclos históricos, sino que, influido por su formación en el campo biológico, los fija con una precisión matemática. Así, según el autor, cada civilización dura 5.100 años divididos en tres períodos de 1.700 años.

Desde el año 1934.

Deulofeu comenzó a madurar su teoría muy pronto. El 1934, en su primer libro, Catalunya i l’Europa futura (Cataluña y la Europa futura), ya hacía aparecer su ley histórica, a partir de la cual «anunciaba la inmediata decadencia de Inglaterra, Francia y España, y exponía una brillante, por genuina, teoría sobre una futura confederación mundial», escribe el nieto, que también anota como «en Montpeller, en el año 1939, a la Résidence des Intellectuels Catalans, sorprendería su erudito auditorio anunciando el dominio futuro de Alemania, coincidiendo con la decadencia de los antiguos imperios europeos y el fin del imperio de Moscú, o sea, el fracaso del comunismo y la experiencia marxista». Los hechos inmediatos no le dieron la razón, pero visto desde hoy, la acertó.

El 1976 seguía convencido de su diagnóstico y lo afinaba: «Francia e Inglaterra han perdido la categoría de grandes potencias sin que tengan posibilidades de recuperarse. Alemania se encuentra en plena recuperación y continuará su proceso ascendente, del que el aspecto político más importante e inmediato será la unificación de las dos Alemanias, hecho que ocurrirá alrededor del año 2000, a la vez que se desintegrará el imperio de la URSS. En estos mismos instantes tendrá lugar el comienzo de la gran depresión de los EUA. Japón se encuentra en proceso paralelo al del imperio alemán, es decir, se irá acercando también a la plenitud imperial, mientras que el verdadero imperio agresor será el jovencísimo imperio chino, que entrará en posesión de los territorios de la URSS en Asia».

Vaya, solamente falta el asunto del islamismo y ya tenemos el escenario político mundial de hoy en día perfectamente dibujado.


El fin de España para el 2029.

Alexandre Deulofeu también aplicó su curioso y preciso reloj de la historia en la realidad del Estado español y vaticinó el final del viejo imperio en el año 2029, cuando pasaría a convertirse, según este científico visionario, en una confederación de Estados independientes. ¿Esto no les suena un poco a la Constitución federal de ERC, con derecho de secesión incluido? Seguramente el partido republicano conoce las predicciones del quien fue militante y, además, está dispuesto a hacer lo que sea para que se cumplan.