El carrer dels genis.

La Vanguardia. Viernes, 17 de Mayo del 2002. Vivir en Girona. Página 1.

La calle de los genios.

Monturiol, Dalí y Fages de Climent nacieron en la misma calle de Figueres.

Carles Arbolí
Figueres.

Salvador Dalí, Narcís Monturiol y Carles Fages de Climent. Tres genios que nacieron en la misma calle de Figueres, de apenas 200 metros de longitud. ¿Casualidad? ¿Razones históricas? ¿Fenómenos esotéricos? Opiniones las hay para todos los gustos, pero lo cierto es que la calle Monturiol, en pleno centro de la ciudad, ha visto nacer a los tres personajes más importantes de la capital ampurdanesa. «Al carrer de Monturiol / l’inventor del submarí, / jo i en Salvador Dalí / –tres genis–, hem vist el sol» («En la calle de Monturiol / el inventor del submarino, / yo y Salvador Dalí / –tres genios–, hemos visto el sol»), reza uno de los epigramas de Fages. Pero no fueron los únicos: el prestigioso músico Albert Cotó, el pianista Enric Monturiol, la poetisa Enriqueta Paler o el farmacéutico Alexandre Deulofeu también vieron la luz o crecieron en la calle Monturiol. Un fenómeno que no se repite en ningún otro lugar de la ciudad ni, según los más atrevidos, en el resto del mundo.

La calle Monturiol fue bautizada con este nombre en el año 1891 en reconocimiento al inventor del submarino, pero antes se llamaba calle Sant Guillem. El vial nació de la expansión de la ciudad fuera de sus murallas a principios del siglo XIX y, según el cronista oficial de Figueres, Josep Maria Bernils, «era una calle con familias muy ricas, como lo demuestra la gran cantidad de edificios señoriales que existían y algunos de los cuales aún se conservan». Unas características que podrían explicar, según él, la coincidencia de tantos genios en dicha calle.

El historiador Enric Pujol coincide con estos argumentos y considera que la actual calle Monturiol se encontraba en una zona de crecimiento de la ciudad que atrajo a numerosas familias «benestants» («pudientes»). «Incluso se abrió en la misma calle el Casino Sport Figuerense, que era el centro de reunión de los ricos de la ciudad», cuenta Pujol.

Pero los argumentos históricos son incapaces de explicar por qué tanta concentración de genialidades sólo se ha dado en esa calle y no en otras zonas de la ciudad con características, urbanas y sociales, similares. Una respuesta lejos de la historia nos la da, con tintes un tanto esotéricos, el psiquiatra Carles Frigola. «Hay varias teorías científicas, y Dalí las defendía, que dicen que los Pirineos empezaban en el centro de Figueres, por lo que existen unas zonas telúricas muy energéticas que señalan directamente hacia la calle Monturiol, que se convierte en una fuente de energía», explica. Quién sabe si Dalí se refería a eso cuando dijo: «Todos los de la calle Monturiol, probablemente todo lo que decimos es falso, pero nuestro sistema paranoico está tan bien organizado y es tan lúcido, que por un sistema delirante llegamos a otras verdades que nosotros mismos no podemos sospechar, y que son superiores a lo que nos proponemos demostrar».

La calle Monturiol de Figueres ofrecia este aspecto en una imagen captada en el año 1905. Coleccion Jordi Marti.
La calle Monturiol de Figueres ofrecía este aspecto en una imagen captada en el año 1905. Colección Jordi Martí.

Dali y Fages de Climent -a la derecha- en Figueres. Coleccion Pere Ignasi Fages.
Dalí y Fages de Climent –a la derecha– en Figueres. Colección Pere Ignasi Fages.

La Vanguardia. Viernes, 17 de Mayo del 2002. Vivir en Girona. Página 3.

La calle Monturiol fue el eje de la nueva burguesía de la ciudad.

Fages y Dalí compartían calle de nacimiento, pero parecían unidos por la tramontana. Se llamaban entre sí «Vadoret» y «Carlets» y Fages no dudaba, en privado, en nombrar a la esposa de Dalí como «El drac de Gala» («El dragón de Gala»). «No se puede hablar de una relación maestro-discípulo, ni de dependencias ideológicas o artísticas, sino de influencias. La amistad entre Fages y Dalí llega al extremo de utilizar expresiones comunes, sin que se pueda delimitar quién es el padre», escribe el periodista Joseph Playà Maset en el catálogo de la exposición «Carles Fages de Climent. Poètica i mítica de l’Empordà» («Carles Fages de Climent. Poética y mítica del Ampurdán»). Dalí ilustró obras de Fages como «Les bruixes de Llers» («Las brujas de Llers») (1924), la «Balada del sabater d’Ordis» («Balada del zapatero de Ordis») (1954) o el «auca» (las «aleluyas») «El triomf i el rodolí de la Gala i en Dalí» («El triunfo y el pareado de Gala y Dalí») (1961).

Pero antes de Fages y Dalí hubo un primer genio que nació en la calle Monturiol y fue, precisamente, Narcís Monturiol, el 28 de septiembre de 1819. Lo hizo en el número 3, donde en la actualidad está la sede del Casino Sport Figuerenc, en un inmueble en cuyos bajos su padre fabricaba y vendía botas de vino. Monturiol inventó el primer submarino, el «Ictíneo», para solucionar las dificultades que representaba entonces la pesca del coral.

El último y el plato fuerte del trío genial fue Salvador Dalí. Nació el 11 de mayo de 1904 en el número 6 de la calle, en el mismo edificio donde su padre tenía el despacho de notario. De muy pequeño, la familia Dalí se trasladó a otro inmueble, en el número 10 de la misma calle, donde pintó sus primeras obras. Por ahora, que se sepa, han pasado casi cien años desde que nació el último genio en la calle Monturiol y apenas tres placas conmemorativas lo recuerdan. Muy poco para tanto talento. Pero ésa ya es otra historia.

Fages: orgulloso de Monturiol y de Dalí.

La historia acaba siempre poniendo a cada uno en su lugar. Carles Fages de Climent es desde ayer hijo predilecto de Figueres y su casa natal, en el número 1 de la calle Monturiol, ya tiene la correspondiente placa conmemorativa. Coincidiendo con el centenario de su nacimiento, el Ayuntamiento le otorgó este título, tal como se hizo en su momento con sus compañeros de calle, Dalí y Monturiol, si bien este último renunció años después a la distinción porque el nuevo Ayuntamiento se negó a autorizar una campaña de recaudación de fondos para sus proyectos. Ayer también se presentó públicamente el catálogo –en realidad es un volumen biográfico de Fages– de la exposición «Carles Fages de Climent (1902-1968). Poètica i mítica de l’Empordà» («Carles Fages de Climent (1902-1968). Poética y mítica del Ampurdán»), que estos días se puede visitar en el Museu de l’Empordà de Figueres. Fages de Climent nació el 16 de mayo de 1902 en la señorial Casa Fages. Aunque el edificio tenía su entrada por la calle Enginyers, el propio escritor remarcaba en todas sus entrevistas que la habitación natal daba a la calle Monturiol. «Era una obsesión que repetía siempre, porque estaba orgulloso de haber nacido en la misma calle que Monturiol y Dalí», señala el cronista oficial de Figueres, Josep Maria Bernils.

Vista del estado actual de la casa natal de Carles Fages de Climent, en la calle Monturiol de Figueres.
Vista del estado actual de la casa natal de Carles Fages de Climent, en la calle Monturiol de Figueres.

PDF logo. Ver el mismo artículo en castellano en formato original «pdf».