Alexandre Deulofeu y la matemática de la historia.

Alexandre Deulofeu y la matemática de la historia.

Surtdecasa.cat. Logotipo.Surtdecasa.cat. Lunes, 7 de Enero de 2019.

Alexandre Deulofeu y la matemática de la historia.

Durante la década de los cuarenta, Deulofeu desarrolló una teoría radical para entender qué hace que la historia siempre se repita.

Alexandre Deulofeu, hablando.Alexandre Deulofeu hablando. Foto cedida.

Laura Cortadellas.Laura Cortadellas. 7-1-2019. Laura Cortadellas. 7-1-2019. Entorno.

La tesis de este figuerense se denomina matemática de la historia. Para entenderla, hace falta abrir la mente y alejar los prejuicios. Aquello que hemos aprendido tendría que ser, como mínimo, revisable. Todo es mutable, y por tanto posible. Esta teoría defiende la existencia de un determinismo histórico. Si esto es cierto, el futuro de la humanidad es estremecedoramente predecible. Durante los cincuenta, por ejemplo, Deulofeu anticipó la desintegración de la URSS. Para otros pronósticos, como que el colapso de España será en 2029, todavía hace falta esperar. El tiempo juzgará la credibilidad.

Por ahora, las predicciones del figuerense Alexandre Deulofeu no han fallado.

Alexandre Deulofeu fue un farmacéutico, político, químico y escritor nacido en l’Armentera en 1903. Cuando era solo un adolescente, su padre decidió trasladar la farmacia familiar a Figueres. Más tarde abandonó la capital del Alto Ampurdán, para desplazarse a Madrid. Estudió farmacia y química.

Acabada la carrera universitaria, volvió a Figueres. Allá aprobó la oposición para convertirse en profesor de física en el instituto. A la vez, se realizó en sus aspiraciones políticas. Primero, se convirtió en dirigente de la Juventud Nacionalista Republicana del Ampurdán. Después, fue escogido regidor en las elecciones municipales de 1934. Más tarde, en plena Guerra Civil, también tuvo que hacerse cargo de la alcaldía.

Este conflicto, como en el caso de tantas otras personas, truncó sus planes de vida. El año 1938 fue movilizado al frente. A causa de su condición de farmacéutico se dedicó a tareas de sanidad militar. Esta fue su contribución a la lucha por la República. Cuando la derrota ya era inminente, huyó hacia el exilio. Después de un largo periplo, campo de internamiento incluido, se instaló en Montpellier. No volvería a Cataluña hasta el año 1947. En Francia, empezó a desarrollar su matemática de la historia. A partir de este momento, no abandonaría nunca esta tarea.

Cuando estudiaba ciencias químicas y farmacia a Madrid, Alexandre Deulofeu tomó conciencia de la existencia de unos procesos biológicos intrínsecos a la experiencia humana. Las personas nacen, crecen, llegan a la madurez y, después, inician una decadencia que las lleva a su extinción. Esto pasa con todas las generaciones. Desde el exilio, desengañado con las barbaridades que injustamente había marcado el siglo XX, empezó a pensar que quizás la sucesión de los acontecimientos históricos también era regida por un proceso similar. Talmente como si fuera ley de vida, la historia era una realidad previamente determinada.

Erudito de carácter, era consciente de la existencia de muchas culturas que, a lo largo del tiempo, habían nacido y crecido. Más tarde, habían llegado a un esplendor glorioso y absoluto y, en último término, inevitablemente habían acabado desapareciendo. Igual que los seres humanos, que no se salvan de la muerte. El peso aniquilador del destino caía sobre todas y cada una de ellas indistintamente. Tanto le daba la justicia y quien tenía la clave del progreso. En cierto punto, llegaban a su fin. Entre el nacimiento y la muerte, había, pero, una largo y aparentemente azaroso recorrido. Deulofeu empezó a estudiarlo.

A medida que avanzaba, se daba cuenta de la existencia de una ley distribuidora aparentemente universal que regía la trayectoria de cada una de las civilizaciones. Según él, las culturas siguen procesos biológicos perfectos que se asimilan al de los seres humanos. Nacen, crecen, se desarrollan hasta la madurez, decaen y mueren. Y todas lo hacen en un lapso de tiempo de 5100 años, agrupados en tres fases de 1700 cada una. Las guerras, concluía Deulofeu, son fruto de la arrogancia de los Imperios. Se niegan a aceptar el fatal destino. Los conflictos bélicos se acontecen una y otra vez porque no aprendemos. Es una lucha estéril, perdida y condenada antes de empezar.

Placa dedicada a Alexandre Deulofeu en Figueres.Placa dedicada a Alexandre Deulofeu en Figueres.

Con esta teoría matemática de la historia entre manos, Deulofeu empezó a analizar el presente y el futuro. Por ahora, sus predicciones no han fallado. Ved, a continuación, una lista de los hechos que pronosticó:

  • 1934: Yugoslavia se dividirá en dos o tres repúblicas independientes o confederadas.

  • 1934: Después de Irlanda, viene la India y después llegará Escocia y el País de Gales, reduciendo considerablemente las dimensiones del Imperio británico.

  • 1941: Hitler perderá la segunda Guerra Mundial.

  • 1951: La derrota del Imperio de Moscú, con la caída fulminante de la URSS hacia el año 2000, facilitará la reunificación alemana y su liderazgo europeo.

Algunas de las predicciones de Deulofeu, todavía no han podido ser probadas. Para el 2029, explica Patrícia Gabancho, pronosticó la derrota del Imperio español. Mientras los dos comían en el bar Nuria, en la Rambla, Deulofeu improvisó un esquema en una servilleta de papel que dictaminaba que, en esta fecha, todos los pueblos ibéricos serían libres. Antes, habría un periodo de decadencia que anticiparía el colapso final. Para el siglo XXI, también auguró la expansión de China, el peligro del autoritarismo en los EE. UU. si no variaba su política exterior y el nacimiento de una esperanzadora potencia argentina.

A pesar de sus esfuerzos, Deulofeu y sus ideas no fueron muy escuchadas. Dicen que nunca se es profeta en casa propia. Los méritos, si es que tenemos, suelen ser más reconocidos puertas afuera que no adentro. Al farmacéutico, de hecho, se le honoró más en Argentina que no en Cataluña. Ahora es su nieto, Juli Gutièrrez Deloufeu, quién trabaja para difundir la teoría.

No sé cuál es el eco actual de la matemática de la historia. A título personal admitiré que yo conocía poquísimo el personaje, y menos sus ideas. El caso es que su tesis me ha parecido sorprendente, incluso adictiva. Justo es decir que soy escéptica de carácter, y no pondría la mano en el fuego por ninguna teoría (en todo caso, y como mucho, por alguien). Está claro que tampoco soy yo quien lo tiene que juzgar. Reivindico el librepensamiento, para esto y para todo. A mí, aparte de las incertidumbres, me ha parecido una corriente de aire fresco, que me gustaría creer sin reservas. Me resultaría tranquilizador, sobre todo ahora que la esperanza agota el crédito. Entre derivas cíclicamente fascistas y conflictos repetidos, quizás entenderíamos porque siempre volvemos. Que el progreso es un espejismo que pagamos cada día. Por todo esto merece la pena dedicarle un espacio a las ideas de Deulofeu. No fuera caso que, con el enésimo error cometido, fuera la oportunidad providencial que todos esperamos.

Enlace del artículo original en catalán:

https://surtdecasa.cat/emporda/entorn/alexandre-deulofeu-figueres-futur?fbclid=IwAR0HS4EIwlii1FaLhATyCda5Z1iZI1xZFFsLA3MEe9czNKYiW6AXpNkXwyU